Mierda escrita por Guillermate Etiquetas: ,

Sí, como pone en el título, me han recetado unas mejoras para los ojos. Lo que comúnmente se llama gafas. Sé que estáis contrariados. ¿Cómo un ser tan sumamente perfecto como yo puede necesitar de extensiones para su día a día? La imperfección de mis ojos contrasta con otras partes de mi cuerpo de las que no voy a hablar para que otros hombres no se sientan acomplejados. Tranquilos tíos, no es culpa vuestra.


Pero, como no podía ser de otra forma, no puedo ser una persona normal con sus dos ojos bien o sus dos ojos mal. No. Yo tengo un ojo bien y otro mal. El que esté pensando "Jaja, ¡tuerto!" que se calle o me bajo los pantalones. Claro como tengo un ojo bien pues esto contrarrestaba la falta de visibilidad de mi otro ojo. Vamos que yo por la calle iba bien. Pero claro, si me tapaba el ojo izquierdo (el bueno) pues no veía.

Mucha gente me dice "Bueno, pues no pasa nada, vas con los dos ojos abiertos y problema resuelto". Y una mierda. Por culpa de eso no me dieron el papel de Princesa de Éboli para la película de Antena 3. Al final se lo dieron a Belén Rueda, no porque tuviera sus dos ojos bien, sino porque era mujer. ¿Quién me ayuda ahora que no hay ministerio de igualdad? ¡Estamos desamparados y desamparadas!

Ya me lo decía mi madre cuando era chico: "Vas a perder la vista de tanto jugar a la Game Boy". O la gamenboi como decía ella. ¿Yo qué coño sabía que 15 horas de juego diarias me iban a hacer daño? Yo solo estaba atento del progreso de mis Pokémon. Cualquier persona con corazón como yo habría antepuesto la salud de sus Pokémon a la suya. Y mamá, tu deberías entenderlo, por algo eres madre.

Personalmente, el problema de mi ojo se lo atribuyo al porno codificado del Canal+. Creo que somos toda una generación con gafas afectados por esa maraña de nieve gris y sonidos de robots resfriados. De hecho hay gente que de tanto ver porno codificado, el día que fue a hacerlo con una tía de verdad en vez de gemir reproducía los ruidos del Canal+ codificado. Y su novia: "¡Sabía que eras un robot! Uy que catarro tienes..."

Total que fui al oculista y me dieron a elegir entre distintos tipos de monturas. Lo primero que le dije al tío fue: "Mire señor, yo no tengo caballo, yo tan solo quiero unas gafas". Tras aclarar el malentendido elegí unas de pasta, en plan modernillo. Ahora puedo ir a ver películas iraníes subtituladas en checo, mirar por encima del hombro a la gente que no lee Perrito Peluso o decir que Avatar está sobrevalorada. Aunque esto último ya lo hacía antes.

El primer día que te pones gafas vas por la calle mirando a la gente que conoces como diciéndole "Mira, mira, que tengo gafas, ¿no me vas a decir nada?". Y como no te digan nada te cabreas. Conozco a uno que se rebotó porque nadie le dijo nada al salir de la óptica. Decía que no entendía que nadie comentase sobre sus nuevas lentillas.

Ahora que tengo gafas quiero aclarar una cosa. Es posible que en entradas anteriores encontréis alguna falta de ortografía. Esto se puede explicar. Cuando no tenía gafas no veía bien y, por tanto, cometía algún error ortográfico que yo no apreciaba. Por eso prometo que, ahora que tengo gafas, no habrá más errores ortográficos en Mierda en palavras.

¿Y vosotros por qué pensáis que veo mal? No, no, a mí no me lo digáis, decídselo a la nueva encuesta.