Mierda escrita por Guillermate Etiquetas: ,

Si pincháis sobre la entrada que estáis leyendo y miráis la barra de direcciones veréis que pone 17 anos. Probablemente sea lo más gracioso que veáis en esta entrada, quedáis avisados
Hace unos días cumplí 17 años. Como viene siendo tradición desde tiempos inmemoriales (desde hace un año) escribo un post de celebración, que además así no tengo que pensar nada nuevo para el blog.

Es curiosa la actitud de las madres cuando sus hijos cumplen años. La mía, y supongo que la de todos, se pasa el día recordando el día en que nací. "Qué calor hace hoy, el mismo que el día en que naciste". Bueno mamá, es lo que tienen las estaciones, que siempre son en los mismos meses. O éso de "Con lo nerviosa que yo estaba y lo tranquilo que estaba tu padre". Es típico de él no atacarse por nada.

Un dato interesante es que desde que nací ya empezaron a joderme los curas. No sé que les hice yo pero cuando me fueron a bautizar, el cura le dijo a mi madre: "Lo va a llamar Fernando, ¿no? Como nació el día de San Fernando". Y una puta mierda. Y ya si quieres, me juntas también los reyes con el cumpleaños y el santo, para tener menos regalos. ¿Y si llego a nacer el día de, que te digo yo, Santa Marta? ¿Me llaman Marta no? A mi éso que me hizo el cura ese día me sentó como un jarro de agua fría, literalmente. Éste hay que pararse a pensarlo.

Otro fenómeno curioso de los cumpleaños son las felicitaciones. Ahora con ésto de las redes sociales te puede felicitar hasta Obama. Aún estoy esperando su felicitación por Twitter señor presidente. Personas con las que no hablas en todo el año te felicitan por Tuenti. Paréntesis. Tiene tela Tuenti. Cada día ponen las cosas de una manera. Un día los comentarios así, otro día de otra forma. La próxima idea es darte una clave secreta con cada comentario para que lo busques tú. Su última modificación será cambiarse el nombre por Fakebook. Cierro paréntesis.

Todos decimos que nos da igual que nos feliciten o que nos hagan regalos, pero cuando nos despertamos por la mañana y salimos del dormitorio estamos como expectantes para ver si nos felicitan. Pero luego te felicitan y dices: "¡Anda es verdad! ¡Si es mi cumple! Más falsos no podemos ser.

Yo para los regalos soy muy raro. No quiero que me hagan regalos, porque entonces yo tengo que pensar un regalo más awesome que el que me hicieron a mí. Por ejemplo, este año mi amigo me ha regalado las 4 primeras temporadas den DVD de Cómo conocí a vuestra madre. ¿Cómo compito yo con éso? Una de dos, o le ofrezco mi vida, o me lo llevo de putas.