Mierda escrita por Guillermate

Primero vino el Emule. Te podías bajas la canción que tú quisieras. Gratis. Una de las primeras palabras en nuestro vocabulario. Me pasaba el día bajando música. Por la noche veía como se rellenaban las barras verdes. Archivo bajado.

Después llegó a la familia un programa que te permitia bajarte el audio de los videos de Youtube. Free Youtube to mp3 converter nos abría un nuevo campo. Antes había canciones que no estaban en emule y siempre que querías escucharlas tenías que abrir youtube. Con este programa se acabó. Por fin podíamos escuchar en el autobús el "contigo no, bicho" o " la he líado parda", clásicos del humor español de la red.

Cuando pensaba que mi vida no podría ir mejor oigo ecos de un programa que te permitía escuchar cualquier canción sin descargartela. ¡Adios al problema de la memoria! ¡Más sitio para el porno! Este programa, Spotify, fue recibido en casa como agua de guayo. Música todo el día. ¡Y también la música de los anuncios! ¡Todo el día escuchando el con poco me lo monto, el Summercat de Amstel, el anuncio de Trina!

Tanto es mi felicidad que le he compuesto una oda. Se llama Oda al Spotify:

Oh, Spotify
¿Cómo pude vivir sin ti?
Estaba como un burro con el Emule,
y también con el Youtube
Fuiste como un mesías,
que por la música gratis nos guías.
Ahora se podrá pedir cualquier canción en los bares,
ayudándonos a conquistar a las futuras madres.

Oh, Spotify
¿Cómo pude vivir sin ti?
En el pasado quedó esperar para escuchar una canción,
tú nos das rock y rap, así como el temido reggaeton.
Oh, Spotify,
porque mi vida no es igual sin ti.